Quiero fortalecer mi autoestima

Por Lucía Ugarte.

Photo by Content Pixie on Unsplash

Frecuentemente oímos hablar de la autoestima y del autoconcepto como si fueran términos sinónimos. Los utilizamos coloquialmente de la misma forma y aunque están relacionados, no son equivalentes.

AUTOCONCEPTOAUTOESTIMA
Se forma con la información que recibimos de los demás en relación a nuestra persona.  Se define como el conjunto de percepciones físicas, intelectuales, sociales, académica y emocionales que conforman la imagen que una persona mantiene sobre sí misma a partir de factores cognitivos y de la interacción social.   Es el resultado de la combinación de información objetiva y nuestra propia evaluación sobre nuestra persona. La autoestima es el componente emocional vinculado al autoconcepto. Es una valoración subjetiva que hacemos de nostrxs mismxs.   

Tanto la autoestima como el autoconcepto NO son innatos.

Son conceptos que se construyen como resultado de la historia personal de cada unx: nuestras vivencias, el entorno, relaciones sociales…) Por lo tanto:

LA AUTOESTIMA PUEDE SER EDUCADA Y REFORZADA, SE PUEDE EJERCITAR Y DESARROLLAR.

Photo by Hybrid on Unsplash

¿Cómo puedo TRABAJAR mi AUTOESTIMA?

Podemos observar que las personas con autoestima baja, se evalúan de forma distorsionada, dando mucha importancia a sus limitaciones y muy poca consideración a sus cualidades. 

Para poder elevar su autoestima, debemos centrarnos en romper esa imagen distorsionada y trabajar para que esa autoevaluación sea más ajustada y precisa (cómo es realmente)

Una forma de mejorar nuestra autoestima es trabajar en cambiar las partes de nosotrxs mismxs con las que no estamos satisfechxs y que están en nuestra mano.

Para trabajar en ello podemos empezar a:

PLANTEARNOS UNA META CLARA Y CONCRETA: tenemos que identificar una meta clara, realista , divisible en logros pequeños y PERSONAL (no elaborarla en base a lo que los demás quieren de mi)

ORDENAR NUESTRO TRABAJO: debemos ordenar estos pequeños logros por orden temporal o por la dificultad que nos suponga tanto llevarlos a cabo como finalizarlos. 

PLAN DE ACCIÓN Y EVALUACIÓN DEL PROGRESO: tomar conciencia de nuestras metas y actuar en consecuencia nos ayudará a ponerlo en marcha, además, ir evaluando nuestros logros, por muy pequeños que sean, nos reforzará en la consecución de nuestro objetivo inicial.  

MENSAJES POSITIVOS: reconocer nuestros propios logros, nuestro esfuerzo y trabajo nos motiva a estar más segurxs de nuestras capacidades. Reconocer los esfuerzos que hacemos más que el resultado en sí. 

CAMBIAR EL LENGUAJE: lo que nos decimos a nostrxs mismxs importa. ¿Cuántos mensajes negativos nos lanzamos cada día? Debemos trabajar en convertir nuestras críticas y quejas en sugerencias y peticiones. Trabajar los “debería” por “me gustaría”, en definitiva: trabajar por no ser tan autocríticos con nosotrxs mismxs. 

REBAJAR NUESTRA EXIGENCIA: apoyarnos en nuestros puntos fuertes nos ayudará a focalizarnos en aspectos concretos sin perdernos por el camino en intentar abarcarlo todo. 

Photo by kalei peek on Unsplash

PEDIR AYUDA: no debemos saber hacer de todo, cada persona tiene capacidades y cualidades diferentes y en equipo todo se trabaja mejor. Aceptar nuestras debilidades y limitaciones también es importante.

EXPRESAR NUESTRO AFECTO, AGRADO Y AMOR TANTO POR OTRAS PERSONAS, COMO HACIA NOSOTRXS MISMXS.

ACEPTAR Y HACER CUMPLIDOS: dar las gracias por los cumplidos recibidos y practicarlo nos ayudará a sentirnos ,más cómodxs en el futuro ante una situación similar. ¡No te menosprecies!

EXPRESAR NUESTRA OPINIÓN PERSONAL INCLUYENDO EL DESACUERDO, SABER DECIR NO: La incapacidad de no decir lo que sentimos, nos hace sentir inferiores. La asertividad se convierte en nuestra amiga para afrontar situaciones delicadas o incómodas, ¡practícala! 

EXPRESAR NUESTRO ENFADO CUANDO PROCEDA DE FORMA CONSTRUCTIVA Y SALUDABLE: intenta expresarte de manera objetiva y describiendo como te afecta a ti o cómo te hace sentir. 

AFRONTAR LAS CRÍTICAS Y VISUALIZARLAS COMO UNA FORMA DE APRENDIZAJE: debemos visualizarlas como algo útil que nos ayudará en nuestro proceso de cambio a mejor. 

Photo by Annie Spratt on Unsplash

El objetivo de una autoestima “sana”, no es que sea todo positivo y maravilloso, sino que podamos hacer una valoración objetiva y positiva de nosotrxs mismxs, aceptando aspectos menos apetecibles o nuestras propias limitaciones sin tener miedo a las consecuencias negativas del exterior o a la opinión de los demás. 

Para terminar os propongo hacer el siguiente ejercicio:

1- ¿Qué cualidades valoras en las personas?

2- ¿Qué es para ti importante?

3- ¿Cuáles son tus talentos y habilidades?

4- ¿Qué cosas te gustan de ti mismx?

Trabaja cada día para mejorar el “self love”

Photo by Giulia Bertelli on Unsplash

¿Tú cómo lo trabajas?

Lucía Ugarte. Psicóloga sanitaria.