Estigma de peso y gordofobia

Hoy venimos a hablarte sobre el estigma de peso y gordofobia porque vemos a diario en nuestras consultas a personas que sufren muchísimo por la discriminación percibida hacia la forma de su cuerpo o corporalidad y la insatisfacción de la imagen corporal.

Antes de nada, vamos a empezar hablando de la obesidad, ya que son las personas que padecen obesidad las que sufren esta gordofobia generalizada.

1.¿La obesidad, qué es?

Según la OMS, es una compleja enfermedad crónica que se define por una acumulación excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. 

Puede ser perjudicial para la salud, pero no siempre lo es… Y digo esto porque la evidencia ha demostrado que hay personas obesas metabólicamente saludables (MHO), es decir, un subgrupo de individuos obesos que a pesar de presentar un exceso de grasa, no presentan efectos metabólicos perjudiciales para su salud.

2. Prevención y tratamiento de la obesidad

Hasta día de hoy, las intervenciones que se han utilizado en la salud pública para hacer frente a la obesidad se han realizado utilizando el peso y la pérdida de peso como medidor de salud y bienestar.

Lo que se sospecha actualmente es que este tipo de intervenciones están relacionadas con un aumento de las conductas de riesgo relacionadas con el cuerpo y la comida.

Esto quiere decir que mediante intervenciones de salud pública que promueven la bajada de peso como tratamiento y prevención de la obesidad se están provocando efectos nocivos para la salud.

Y volvamos a recordar… que no siempre un peso elevado o incluso un exceso de grasa supone un problema de salud.

Una vez explicado esto… me gustaría entrar en materia hablando sobre estigma de peso y gordofobia:

3. ¿Qué son el estigma de peso y la gordofobia?

Estigma de peso:

El estigma de peso o estigma de la obesidad es dar a una persona un valor inferior y denigrarla debido a su exceso de peso corporal. Ello genera actitudes negativas, estereotipos, prejuicios y discriminación hacia esa persona.

Gordofobia:

La gordofobia hace referencia al odio, rechazo y violencia que sufren las personas gordas por el hecho de ser gordas.

Así, según la OMS, un 63% de los niños/as con obesidad infantil tienen mayor probabilidad de sufrir bulling en la escuela, el 54% de los adultos obesos/as sufren estigma de peso en el trabajo y un 69% de adultos con obesidad sufren discriminación en el entorno sanitario.

Ello es un reflejo más de que las personas gordas sufren este estigma de la obesidad en todos los ámbitos:

  • sanitario
  • escolar
  • laboral
  • familiar
  • social
  • medios de comunicación…
discriminación, estigma de peso y gordofobia sufrida por las personas gordas

Vamos a poner ejemplos para cada entorno y se entienda así a qué me refiero:

  • Sanitario: acudir al médico con dolor de cabeza y que lo primero que haga sea pesarte y decirte que tienes sobrepeso u obesidad y darte una dieta para bajar de peso.
  • Escolar: que los compañer@s te escojan siempre el/la último/a para cualquier deporte de equipo por la forma del cuerpo.
  • Laboral: acudir a varias entrevistas de trabajo y que escojan a otra persona más delgada con menos cualificaciones profesionales y experiencia para el puesto.
  • Familiar: escuchar comentarios acerca de tu cuerpo en las reuniones familiares del tipo: “cómo has engordado” o “joe, menuda panza te ha salido”….
  • Social: ir en un autobús abarrotado de gente pero darte cuenta de que nadie se sienta a tu lado.
  • Medios de comunicación: ridiculizar a las personas gordas o centrar la atención del personaje siempre en la forma del cuerpo, sin que tenga ninguna trama importante en la historia.

4. ¿Responsabilidad individual o ambiente obesogénico?

¿Responsabilidad individual?

Todas las intervenciones planteadas hasta ahora para reducir la prevalencia del sobrepeso y obesidad, como la estrategia NAOS, se han centrado en la responsabilidad individual. El planteamiento ha sido hacer dieta y ejercicio físico.

Pero la realidad es que el número de personas con sobrepeso y obesidad no deja de aumentar, incluso con todas estas intervenciones en marcha. Así que está claro que lo de comer menos y gastar más no funciona, o desde luego, por lo menos sólo eso, no funciona.

estigma de peso u obesidad y gordofobia

Ambiente obesogénico

Vivimos en un entorno en el que la comida ultraprocesada está al alcance de cualquiera en cualquier momento. Ello unido a que tal y como está organizada esta sociedad capitalista, nuestro día a día se basa en la producción y vivimos súper estresados/as. Con lo cual, disponemos de poco tiempo para comprar comida, cocinarla y parar a comerla de manera consciente y llevar una alimentación intuitiva.

Es más, cuando la salud mental es peor que nunca en la sociedad, el marketing se encarga de vendernos estos productos como si fueran a hacernos felices. Terminamos consumiéndolos mucho más, creyendo que nos traerán experiencias maravillosas que de otra manera (muchas veces por falta de tiempo) no podemos vivir.

Además, cada vez la tecnología nos está, por un lado, haciendo la vida más cómoda, pero por otro lado, haciendo más vagos/as y perezosas/os. Empezando hace años con el mando de la tele, después el ascensor… hasta día de hoy. Hoy en día no tenemos ni que salir de casa para comprar el pan, podemos pedirnos un Glovo y nos lo traen a la puerta de casa sin dar ni un solo paso.

Cada vez los trabajos son más relacionados con la tecnología, lo que nos lleva a trabajar muchas horas sentadas/os, lo que hace que nuestra actividad diaria caiga en picado.

Además, el estrés con el que convivimos no nos ayuda en nada ni a nuestra salud mental, ni a nuestra salud física, ni a la manera en la que nos alimentamos.

5. Obesidad y salud

Según la OMS, la obesidad es una enfermedad crónica, caracterizada por el aumento del porcentaje de grasa corporal, asociada a mayor riesgo para la salud. Pero, ¿siempre hay riesgo para la salud con un exceso de grasa corporal?

Lo que no sabemos muchas personas es que se puede ser una persona obesa metabólicamente sana. ¿Y qué es eso? No tener ningún riesgo cardiometabólico a pesar de tener un porcentaje de grasa corporal elevado.

Y, en su contra, se puede ser una persona delgada metabólicamente obesa, es decir, tener un IMC normal (20-25), pero un exceso de porcentaje de grasa corporal y un aumentado riesgo de morbilidad y mortalidad cardiometabólica.

obesidad y salud

Esto quiere decir que hay personas que aunque tengan un cuerpo grande, tienen una buena salud. También quiere decir que hay personas que tienen un cuerpo delgado, pero no tienen una buena salud.

¿Preocupación por la salud o estigma de peso y gordofobia?

Eso nos plantea la siguiente pregunta: ¿cuándo hacemos ciertos comentarios acerca del cuerpo de las personas gordas, realmente lo hacemos por su salud? ¿o lo hacemos porque nos molesta la forma de su cuerpo?

Queda claro que no se puede conocer la salud de las personas solamente por su forma corporal, así que dejemos de escudarnos en ese argumento para hacer comentarios cargados de estigma de peso y gordofóbicos.

Porque haciendo esos comentarios discriminantes y estigmatizantes, ahí sí que sí, estamos perjudicando la salud mental de esas personas. Y no sólo la salud mental, también la física porque estas personas muchas veces:

  • temen acudir al médico por el trato que pueden recibir, retrasando el diagnóstico de ciertas enfermedades
  • dejan de ir al gimnasio por miedo a recibir comentarios y miradas ajenas, aumentando su sedentarismo
  • comen de manera más ansiosa alimentos no tan nutritivos a causa de su estado emocional

Espero haberte hecho reflexionar. Profundizaremos mucho más sobre el tema en la charla dentro del “programa para la aceptación corporal y promoción de la salud mental y física”.