Y de repente… Navidad

Y DE REPENTE… NAVIDAD:

Un año más hemos pasado del bikini a la bufanda ¡Se me ha pasado rapidísimo! ¿Y a vosotros?

Las navidades asoman y al igual que salen las setas con las primeras lluvias en otoño, las navidades hacen que florezcan las dietas milagro que… de milagro… NADA DE NADA.  Si acaso el milagro es que mantengáis la salud después de hacerlas.

NO EXISTE NI UN SOLO ALIMENTO QUE TENGA PROPIEDADES CURATIVAS, PERO SI LOS HAY (Y A MONTONES) CON CAPACIDAD PARA ENFERMARNOS.

Las dietas détox, las de tu tipo sanguíneo, las de las tolerancias, que si te quito esto y lo otro, las de la piña, comer pechuga a la plancha y lechuga, que si la fruta después de las 5 engorda, que si la lechuga por la noche retiene, el plátano es el enemigo, comer alcachofas y ayunos de sirope. No sabemos cuál será la numero 1 de las listas de éxitos de dietas estafa este año, pero te aseguro que además de jugar con tu salud, juegan con tu dinero.

¿Te has parado a pensar que te hace llegar a ese punto y que ejemplo damos a los peques? No, no es buen ejemplo. Está claro que diciembre es un mes complicado en cuanto a celebraciones se refiere. Cenas de empresa, quedadas con amigos, nochebuena, navidad, nochevieja, año nuevo y reyes. Y a esto le añadimos santo Tomas.

No sirve de nada que te pongas unos objetivos que no vas a ser capaz de afrontar. Porque en el momento en el que fracases, mandarás todo a tomar viento. ¿De que sirve que te propongas no comer chistorra el día 21 si sabes que vas a salir y que te encanta? Ponte objetivos que vayas a cumplir fácilmente y que no te van a crear una gran ansiedad de forma que ni tu esta alterada, ni los críos “te sufren”. (me voy a comer dos pinchos y listo, en vez de ninguno)

Cuantas veces he oído: “no comí ni un pintxo pero al llegar a casa arrasé el frigo”. o…”no quería comer, pero al final caí y comí un pincho y total, como como uno… pues comí dos y luego 3…”. Ponerte objetivos que no vas a cumplir es una tontería, es frustrante y no es sano.

Lo mismo el resto de los días. Muchos no comemos ni cenamos en casa los días señalados con lo que no es un menú que puedas elegir. Piénsalo asi:

“voy a comer fuera, voy a comer mogollón (porque por poco que coma es mucha comida). Voy a comer pocos entrantes, justo probarlos y me voy directa al plato principal (igual ni lo como). Y me voy a comer 2 polvorones”

Es más realista, más sano y menos frustrante, y además probablemente si el resto de las comidas las haces como debes, probablemente no ganes ni un gramo estas fechas y los críos NO verán como algo normal eso de empapuzarnos, para luego culpabilizarnos por haberlo hecho.¡Es lo que hacemos cuando después de reyes decidimos cenar todos los días caldito y un yogur, e irnos a correr como locos, que cuidado!! ¡Es genial hacer deporte! Pero también lo es alimentarse bien. La salud, es como una maratón. Si sales y lo das todo los primeros kilómetros probablemente no llegues ni a la mitad de la carrera. Hay que ir paso a paso. Pasos pequeños pero certeros.

COMER BIEN DE VEZ EN CUANDO Y QUE LA NORMA SEA PASARTE NO ES SALUDABLE.

VIVE SALUDABLEMENTE, Y PASATE DE VEZ EN CUANDO.

Deja un comentario